El inspector de Tránsito al que le balearon la casa pone en duda seguir con su trabajo

Sergio Leites es agente y forma parte del directorio de Tránsito municipal. Durante el fin de semana sufrió una agresión, que puso en riesgo su vida y la de sus familiares. El hecho lo hizo replantear su futuro.

En contacto con el programa radial “Con todo al Aire”, Leites explicó que todo comenzó cuando – el pasado sábado, a las 6:30 horas – “recibí una llamada de la Central de Tránsito y tuve que acudir a la Policía, por una persona herida de gravedad”.

“Concurrimos al lugar con los inspectores, le hicimos un test de alcoholemia, le dio positivo y procedimos a la retención del vehículo”, recordó. Sin embargo, aproximadamente “a las 20 o 20:15 horas, esta persona se presenta en mi casa”, y como “yo estaba durmiendo, mi hijo le dice que no podía atenderlo”.

Al tener la negativa, el agresor se enojó e “intentó hacerme salir de mi casa”, por lo que “sacó un arma de fuego e intentó ponerle el arma en el pecho a mi hijo”, contó el inspector. Agregando que “mi hijo reacciona en el momento y atina a cerrar el portón de ingreso a la casa”.

Pero, no contento con eso, el violento “le tira un disparo al cuerpo, que – por suerte – no recibió”, mencionó. Subrayando que “los vecinos me dijeron que realizó otros disparos, nosotros encontramos uno nada más”.

En ese momento, Leites explicó que “me levanto y tenía a mi hijo corriendo hacia adentro”, por lo que “llamé a la policía, que enseguida llegó al lugar y tomaron las pericias correspondientes”.

Empleado municipal

El agente de Tránsito comentó que conoce al agresor “de vista”, porque es “una persona que trabaja en la Municipalidad; es chofer de una camioneta”.

La Municipalidad suspendió al acusado de balear el frente de la casa del inspector de tránsito

Fuentes oficiales consultadas confirmaron la relación de dependencia y aclararon que – luego del hecho – el Departamento Jurídicos del municipio está trabajando sobre este tema, recopilando la información correspondiente y documentándose respecto a la situación de los dos principales protagonistas.

En principio, al agente municipal señalado como agresor se le aplicó “una suspensión preventiva, que implica separarlo de sus funciones habituales sin goce de haberes, hasta tanto se defina su situación legal, lo que consecuentemente incidirá en la determinación final que adoptará el municipio al respecto”, mencionaron.

Antecedentes y futuro

Por último, Leites reconoció que la agresión lo está haciendo replantear su trabajo, dado que expuso a un peligro mortal a su propia familia. Deslizando, incluso, la posibilidad de no seguir con sus labores; al menos al frente de este tipo de operativos.

“Yo hace 7 años estoy en el cargo de Coordinador de Acciones de Calle y me encargo de toda la parte operativa”, contó. Agregando que “estoy hace 12 o 13 años en la Central, con casi 26 años de servicio municipal”.

“He tenido casos violentos, una vez un conductor me golpeó la cara por retenerle la moto, pero nunca he tenido casos de esta magnitud”, reconoció.

Fuente: Diario Río Uruguay
A %d blogueros les gusta esto: