El Gobierno analiza el pedido de cerrar todo “por poco tiempo, con principio y final”

Es la sugerencia que le elevó el comité de expertos a la Casa Rosada; mucha preocupación por la falta de comportamiento social, pero esperarían una semana antes de tomar una medida

El comité de expertos que asesora al presidente Alberto Fernández le recomendó “analizar medidas de cierre por poco tiempo, con principio y final”. Si bien crece la preocupación por la velocidad de los contagios de coronavirus, aún es pronto, según los expertos, para realizar una evaluación de los resultados sobre el impacto que tuvieron las nuevas restricciones que se pusieron en marcha el último viernes.

Según fuentes oficiales, los especialistas le recomendaron al Gobierno esperar. “Las nuevas restricciones son recientes, los resultados se verán después de 10 días. Si no bajamos la circulación de la gente no vamos a bajar la circulación del virus”, explicaron los integrantes del comité que integran médicos, terapistas e infectólogos.

La recomendación, al menos por ahora, es mantener las escuelas con presencialidad. Aunque “para poder seguir con las escuelas abiertas hay que balancear con otras actividades que deben tener restricciones, medidas focalizadas”. Lo mismo ocurre con la actividad económica. “Los contagios no son en los lugares y actividades con protocolos”, explicaron.

La velocidad de los contagios provocó que el gobierno nacional entre en estado de alerta, aunque en la Casa Rosada tomaron nota de un dato positivo: bajó la circulación de gente en la calle. Por estas horas, la gestión de Alberto Fernández busca que todo el sistema salud, tanto público como privado, esté abocado cien por ciento al Covid.

“La segunda ola no es más de lo mismo, el escenario no es igual, las nuevas variantes hicieron estragos en otros países. Es casi una nueva pandemia”, advirtieron los especialistas en el encuentro que encabezó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en la Casa Rosada. Además, destacaron el plan de vacunación en marcha y, según testigos de la reunión, hubo un fuerte apoyo a las vacunas, su efectividad, eficacia y cobertura. “Es un horizonte alentador”, resaltaron fuentes oficiales.

Dentro de las preocupaciones, los especialistas pusieron especial atención en el comportamiento social. “No se respetan aforos en lugares cerrados y no se respeta la suspensión de las reuniones sociales”, aseguraron y le reclamaron a las autoridades mayores controles y restringir reuniones presenciales.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti
La ministra de Salud, Carla Vizzotti

En el día que se dio un récord de contagios en la ciudad de Buenos Aires (3358), los asesores del Presidente también insistieron en imponer medidas más restrictivas a la circulación en el área metropolitana.

En un encuentro con el comité de especialistas que asesora al Presidente, estuvieron presentes los ministros Carla Vizzotti (Salud), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Eduardo De Pedro (Interior) y Sabina Frederic (Seguridad); la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

La larga lista de especialistas, que participaron de forma virtual, incluyó a Luis Cámera, Omar Sued, María Marta Contrini, Susana Lloveras, Florencia Cahn, Gonzalo Camargo, Pablo Bonvehí, Angela Gentile, Eduardo López, Tomás Orduna, Gustavo Lopardo y Pedro Cahn, entre otros.

En paralelo, alarmado por el vertiginoso aumento de los contagios diarios de coronavirus, el gobierno de Alberto Fernández discute con las administraciones de Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta la implementación de planes de contingencia en caso de que La “complementación” entre el sistema público y el privado -que en tierra bonaerense ya se mira como un todo- y un aceitado sistema nacional de derivación de pacientes entre distritos -que también está en marcha en la provincia- son dos de las opciones que se manejan por estas horas de nerviosismo y reuniones, y formó parte del diálogo virtual que mantuvieron este mediodía Vizzotti, y sus pares Fernán Quirós (Ciudad) y Daniel Gollán (provincia de Buenos Aires), a quienes se sumó la titular de PAMI, Luana Volnovich, entre otros funcionarios.

Además del análisis conjunto de los datos de la pandemia, los tres aportaron su mirada sobre las distintas posibilidades frente a una segunda ola que amenaza con colapsar al sector de la salud luego de más de 13 meses de combate diario.

“Se habló de organizar los servicios de salud y la asignación de camas de terapia intensiva de acuerdo a la situación epidemiológica de cada jurisdicción”, informaron desde el Ministerio de Salud luego de la reunión, en la que además se acordó “robustecer la respuesta integral del sistema de salud a la segunda ola de Covid-19, como se hizo el año pasado” durante el pico de contagios, que obligó a derivar pacientes en algunos distritos de la provincia de Buenos Aires.

“Tiene que haber vasos comunicantes muy claros entre el sector público y el privado. En pandemia todos los sectores deben trabajar mancomunadamente y de hecho ya lo están haciendo”, afirmó anoche, en una entrevista con LN+, el infectólogo Eduardo López, miembro del consejo asesor del Presidente que estuvo hoy en la Casa Rosada.

“Derivar pacientes hacia donde las camas están más libres es una posibilidad, Francia derivó pacientes a Alemania en el pico de casos”, agregó López, y reconoció que el tema “se habló y se habla con las autoridades nacionales”.

Desde el gobierno de Kicillof recuerdan que ya está en funcionamiento una “unidad de derivaciones centralizada”, que integra los sistemas sanitarios de las 135 intendencias de la vasta geografía bonaerense. Es Gollán el encargado, día a día, de monitorear las derivaciones desde y hacia los distintos distritos, siempre dentro de la concepción de ver “al sistema como un conjunto”, con 2200 camas Covid del sector público en toda la provincia. La demanda, de hecho, se aceleró: días atrás, dos pacientes del municipio de Escobar fueron trasladados hasta Baradero, unos 100 kilómetros de distancia.

Mientras tanto, en la Ciudad afirman que la confluencia entre el sector público y el privado “está en carpeta”. “Si es necesario lo vamos a hacer”, afirman, aunque consideran que hoy el “problema” principal es “liberar” a las clínicas privadas de las “internaciones no Covid”, una “transición” de la que ya se comenzó a hablar con las empresas de medicina prepaga y que durará “unos días”, según fuentes del gobierno porteño.

En cuanto a la “saturación de camas”, en la Ciudad sostienen que los datos no ameritan actuar de inmediato. Hoy hay 510 camas Covid ocupadas en el sistema privado (unas 140 menos que en el pico del año pasado) y 218 en el público (110 menos que en aquella oportunidad). En la reunión Vizzotti combinó con los funcionarios porteños y bonaerenses “estar en contacto permanente con cada jurisdicción para potenciar la colaboración entre los distintos subsectores y priorizar la atención de la patología COVID” por sobre otras urgencias.

Entre la provincia que quiere “cerrar todo” y la ciudad que propone “esperar un poco más” antes de implementar más medidas de emergencia, en el Gobierno prefieren esperar algunas horas más y tener mayor evidencia para generar más medidas.

 

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: