Guerra por las vacunas: enorme escándalo en Italia por el hallazgo de 29 millones de dosis de AstraZeneca para enviar a Gran Bretaña

Estaban en un depósito listas para salir hacia el Reino Unido. El caso muestra la prioridad que el laboratorio anglo-sueco le da a los británicos.

Un vial de la vacuna de AstraZeneca. El laboratorio, otra vez en el ojo de la tormenta. Foto: Reuters

Gran escándalo por la revelación del diario “La Stampa” este miércoles de que 29 millones de dosis de Astrazeneca, en un continuo retardo en las consignas que pone en serio riesgo el plan de vacunación masiva italiano, están listas para partir hacia Gran Bretaña.

El caso luce como una guerra por las vacunas que moviliza a la Unión Europea por un lado, y por el otro a Gran Bretaña, que la anglosueca Astrazeneca privilegia en su exitoso programa de inoculaciones de la mayoría de los 66 millones de británicos.

En Bruselas, el vicepresidente de la comisión europea, Valdis Dombrovisk, afirmó que “de los 120 millones de dosis que debía consignar a los 27 países de la UE, Astrazeneca no está cerca ni siquiera de 30 millones”. Los europeos se consideran perjudicados por estas grandes maniobras .

AstraZeneca, otra vez en problemas con Europa. Foto: Reuters

AstraZeneca, otra vez en problemas con Europa. Foto: Reuters

En Italia, donde el establecimiento en Anagni, cerca de Roma, acumuló las 29 millones de dosis descubiertas, hubo protestas indignadas. Una fuente oficial indico que si no hubieran llegado este lunes y martes un millon de vacunas de la norteamericana Pfizer, se hubiera detenido en parte el mecanismo de la campaña de vacunaciones.

Algunos aspectos del escándalo hacen prever la primera guerra por las vacunas de esta fase de la epidemia que estalló en Italia, el primer país europeo donde se declaró la pandemia en febrero de 2020.

Una fuente oficial del gobierno declaró que por pedido del primer ministro Mario Draghi, avisado por funcionarios europeos, el ministro de Salud Roberto Speranza envió una inspección el sábado y domingo al establecimiento de Agnani, donde fueron descubiertos los lotes de 29 millones de vacunas.

Los carabineros controlan ahora la salida de los productos.

A comienzos de marzo, un vicepresidente de la UE, Thierry Breton, inspeccionó dos establecimientos holandeses donde se produce el material de las vacunas Astrazeneca, que son enviados a la fábrica italiana de Agnani para su envasado final.

Italia prohibió hace un mes la exportación de dosis desde Agnani a Gran Bretaña debido a los retrasos de Astrazeneca, lo que dió lugar a un enfrentamiento diplomático entre Bruselas y Londres.

Este miércoles la Comisión Europea resolvió modificar el sistema de control de exportaciones de vacunas, introduciendo el principio de reciprocidad y proporcionalidad en el mecanismo de autorización.

La presidenta de la comisión UE, la alemana Ursula von der Leyen, afirmó que “con nuestros 27 estados miembros que enfrentan la tercera oleada de la pandemia y no todos los laboratorios farmacéuticos que respetan sus contratos la Unión Europea es el único gran productor que continúa a exportar vacunas en larga escala a decenas de países”.

Los 27 países europeos de la UE con 450 millones de habitantes, están arrancando con lentitud en el programa de vacunaciones y denuncian a los laboratorios, especialmente a Astrazeneca, de retardar sus entregas.

Los europeos no ocultan sus sospechas que muchas consignas son derivadas a Gran Bretaña, que está logrando vacunar en tiempo record a la mayor parte de su población y que la gran mayoría de las dosis inoculadas a casi 30 millones de británicos provienen del laboratorio anglosueco, que cuenta con el asesoramiento científico de la Universidad de Oxford.

Para los británicos continuar recibiendo grandes envíos de AstraZeneca es indispensable para inyectar las segunda dosis a los ya vacunados y completar así la inmunización.

 

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: