Estefanía Pasquini habló del hijo que espera con Alberto Cormillot: “Quiero que me quede algo de él, en algún momento no lo voy a tener más”

La nutricionista se refirió a los prejuicios que enfrentan por la diferencia de edad y a las críticas que recibieron de parte del periodista Ernesto Tenembaum

Alberto Cormillot anunció que espera un hijo de su esposa, Estefanía Pasquini. El médico de 82 años confirmó la noticia antes de que se cumplieran los tres meses de gestación. Este es el primer bebé de la licenciada en nutrición de 34 años, mientras que para Cormillot será su tercer hijo; ya es padre de Reneé y Adrián, frutos de su relación anterior con Monika Arborgast, que falleció en 2017.

Estefanía siempre mantuvo un perfil bajo, pero con la noticia de su embarazo la empezaron a llamar de varios medios y este miércoles se animó a dar una entrevista con Intrusos. Durante la charla, reveló cómo se enamoró del doctor: “Me parecía un lindo tipo, pero con eso no hacía nada, hasta me daba cosa contarlo. Lo sabían mis amigas. Me preguntaban si estaba hablando del hijo, y yo decía que era el padre… Lo conocí laburando, tiene una cabeza impresionante, es súper caballero, buen tipo”.

Antes de comenzar la relación, Pasquini reconoció que se empezó a cuestionar por los 48 años de diferencia que tiene con Cormillot: “Yo pensaba: ‘No me puede gustar una persona tanto más grande, ¿qué puedo compartir con una persona de esta edad?’. Bueno, Alberto no es una persona de su edad, tiene el DNI que dice la fecha de nacimiento y los años que tiene, pero no es eso, tiene un humor irónico… Al principio cuando empezamos a salir teníamos que poner una alarma para dejar de hablar e irnos a dormir, porque los dos tenemos mucho en común, somos hijos únicos”.

Luego, Adrián Pallares le preguntó qué pensaba de las bromas y chistes que salieron apenas se conoció la noticia. “Ernesto Tenembaum dijo que estabas por tener una huerfanita…”, señaló el conductor. La nutricionista respondió: “Por un lado escucho un montón de comentarios buenos y de ese estilo. No dicen nada que yo no sepa y que Alberto no sepa, ni que no lo hayamos hablado. Todos tienen derecho de pensar distinto. Es normal que una persona piense eso. Leí comentarios en el que decían que era egoísta. Yo también lo sentí. Cómo voy a cuestionar a alguien que dice eso. Sí hay que tener cuidados con los modos. Creo que borró todo cuando pidió disculpas”.

También explicó: “Al margen de eso, yo también me sentí muy egoísta. Lo pensamos un montón, lo hablé con mis amigos. Ellos me dijeron: ‘Sí va a pasar, vas a tener un chico y el día de mañana no va a estar por cuestiones lógicas de la vida. Eso no quita que yo salga afuera y me pise un auto. Pero si las cosas son normales, él se va a ir antes. Mis amigos me dijeron ‘cuando vos estés hecha mierda porque él ya no esté, vamos a estar nosotros para sacarte adelante’”.

“Está recontra hablado, voy a hacer lo mejor para darle todo lo que pueda. Cuando ya no esté, veremos cómo sigue eso. La verdad es que cuando una persona se enamora, y no es ninguna locura lo que me pasa, yo quiero que me quede algo de él, en algún momento no lo voy a tener más. Para mí saber que hoy está sembrándose esto que hoy es un feto, pero el día de mañana va a ser mi bebé con él, a mí me llena de alegría”, manifestó Estefanía.

Por último, explicó cómo se enteró de que estaba en la dulce espera: “Yo empecé a sentirme mal, tenía ganas de vomitar, tenía sueño y estaba cansada. En la cuarentena me hisopé tantas veces… Alberto me dijo que me hiciera un estudio de anticuerpos. Me lo hice y llegó mal el resultado. Me daba como si lo estuviera transitando (al covid). Me puse loca porque no lo quería contagiar. Pero él me decía que ya estaba contagiado, es muy extremista. Después nos llaman para decirnos que estaba mal tipeado el número”.

“Yo tuve un atraso y antes de empezar con el test de embarazo, me hice un análisis de sangre. En el análisis no te dice si es positivo o negativo, sino que te da un número. Otra vez tuve mala suerte con el número. Me lo mandan y no aparecía el número de corrido, sino que aparecía cortado. Yo me puse re mal porque soy un reloj. No tengo atrasos jamás… Me asusté mucho. Cuando le mostré el resultado, él lo mira y se le llenan los ojos de lágrimas y me dijo que era ese número más el de abajo. Yo pegué un grito y me puse a llorar”, finalizó Pasquini.

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: