Una tormenta de nieve que ha dejado al menos tres muertos paralizaba este sábado parte de España, especialmente Madrid, con cientos de automovilistas bloqueados, el aeropuerto cerrado y esquiadores o trineos en las calles, mientras no se vislumbra una mejora de las condiciones meteorológicas.

Este temporal, bautizado como “Filomena”, hizo que se declarara la alerta roja en cinco regiones de España, entre ellas Madrid.

Las vías terrestres, ferroviarias y aéreas han sido cortadas por las violentas borrascas de nieve que se abaten desde el viernes por la tarde sobre gran parte del país.

Las extremas condiciones climáticas no impidieron que los reporteros gráficos salieran a la calle y registraran el fenómeno.