Descubren una enorme estructura esférica debajo de la Vía Láctea

El primer mapa de todo el cielo del telescopio espacial de rayos X eROSITA ha revelado una enorme estructura esférica debajo del plano de la Vía Láctea que ocupa una parte significativa del cielo austral.

Una estructura similar en el cielo del norte, llamada espolón polar norte, se conoce desde los primeros días de la radioastronomía y la astronomía de rayos X. Durante muchos años, se creyó que surgió como resultado de la explosión de una supernova cerca del Sol hace decenas o cientos de miles de años. Sin embargo, en conjunto, las estructuras norte y sur del mapa se asemejan a un halo en forma de reloj de arena, bastante simétrico con respecto al centro de la galaxia, que está a 25.000 años luz del Sol.

“Con su alta sensibilidad, buena resolución espectral y angular y bajo fondo, el telescopio eROSITA (uno de los dos instrumentos a bordo del observatorio orbital Spektr-RG de Rusia), que escanea todo el cielo cada seis meses, se ha convertido en una herramienta única para detectar y estudiar objetos que son mucho más grandes que el campo de visión del telescopio y constituyen una porción significativa de todo el cielo”, explica en un comunicado de Roscosmos Michael Freiberg, científico que trabaja con datos del telescopio eROSITA del Instituto de Física Extraterrestre de la Sociedad Max Planck, en Alemania.

 

La nueva estructura captada bajo el plano galáctico conforma un reloj de arena junto a la conocida previamente sobre el mismo
La nueva estructura captada bajo el plano galáctico conforma un reloj de arena junto a la conocida previamente sobre el mismo Crédito: ROSCOSMOS / Europa Press

Las estructuras de gas caliente en ambos lados del disco galáctico, claramente visibles en este estudio de rayos X de todo el cielo, surgieron, muy probablemente, debido a ondas de choque causadas por un poderoso estallido de actividad en el centro de nuestra galaxia hace decenas de millones de años.

Los rayos X a gran escala observados en el rango de 0,6 a 1,0 kiloelectronvoltios muestran la manifestación de estas burbujas gigantes con brillo que varía lentamente en una gran parte del cielo. Sus dimensiones angulares son comparables a las dimensiones de toda nuestra Vía Láctea, que corresponde a dimensiones lineales de diez kiloparsecs, es decir, hasta 30.000 años luz de diámetro.

Las “Burbujas eROSITA” tienen una similitud morfológica sorprendente con las conocidas “Burbujas de Fermi“, pero no coinciden geométricamente con ellas, y el tamaño de estas últimas es notablemente menor. Las “Burbujas de Fermi” fueron descubiertas hace años por el Observatorio Fermi con energías de fotones mucho más altas (rayos gamma), un millón de veces más energéticas que los fotones de rayos X registrados por el Observatorio ruso Spektr-RG.

Redacción Análisis Litoral

Primer Portal de noticias del litoral Argentino

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: