«No fue una buena idea»: Alberto Fernández acusó a Mauricio Macri de «usar jueces para perseguir opositores»

El Presidente habló minutos antes de que la Corte Suprema de Justicia definiera la situación de Bruglia y Bertuzzi.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, consideró este martes que el Gobierno anterior, presidido por Mauricio Macri, persiguió opositores a través de la Justicia. «Usar jueces para perseguir opositores no fue una buena idea» del gobierno anterior, dijo, y llamó a diputados a tratar su proyecto de reforma judicial para «garantizar el Estado de Derecho«.

«Los espías entremezclados entre los jueces no fueron un buen ejemplo. Usar jueces para perseguir opositores no fue una buena idea. Presionar a gente para que se arrepienta e involucre a otros en las causas no fue una buena idea. Eso no es el Estado de Derecho. Eso es un mal uso de las instituciones de un Gobierno de turno. Eso nosotros no lo queremos», indicó el mandatario, según consignó NA.

Además, el jefe de Estado aprovechó para subrayar que sigue «esperando que la Cámara de Diputados se digne a tratar la reforma» que propuso para la Justicia Federal. «Esa reforma sólo busca que tengamos herramientas para juzgar el crimen organizado rápidamente. No busca que yo ponga jueces amigos, que los traslade de un lugar a otro o que los ponga como subrogantes en lugares donde me conviene. Busca que tengamos jueces dignos, éticos, moralmente irreprochables, técnicamente preparados para que la ciudadanía tenga la justicia que se merece», destacó.

Las palabras del Presidente fueron minutos antes de que la Corte Suprema de Justicia definiera que los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi permanecerán en sus cargos en la Cámara Federal hasta que el Consejo de la Magistratura designe sus reemplazantes.  Alberto Fernández sostuvo también que «el Estado de Derecho es garantizarle al ciudadano que el que delinque va a ser apresado, procesado, juzgado y condenado».

Además, Fernández insistió en que «es necesario que la Justicia funcione» y para que eso ocurra hay que tener «jueces técnicamente preparados, moralmente probos y una Justicia rápida: son tres condiciones para que el Estado de Derecho funcione». «Amo la lógica del Estado de Derecho. No quiero creer que no es posible vivir en un Estado de Derecho. No quiero creer que los pícaros nos ganen, que los sinvergüenzas se salen con la suya», consideró.

Advertisements

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: