Reato: “Si hubiera 200 ciudades como Crespo, estaríamos en el 1° mundo”

El crespense Ceferino Reato (periodista, escritor, historiador y columnista de “Intratables” en América TV), dialogó con El Observador y el conductor del programa “Fernando Huck Reportajes” de Canal 6 ERTV. En una extensa e imperdible entrevista de casi una hora, el reconocido comunicador a nivel nacional, habló del presidente Alberto Fernández, de Cristina de Kirchner, la cuarentena, el rol del periodismo en la actualidad, la pujanza de Crespo, la Iglesia, sus libros, entre otros temas

– ¿Qué recuerda de su infancia en Crespo?

  • Hice la primaria en el Colegio Sagrado Corazón; en 6° Grado fui al Seminario de Paraná y el secundario lo cursé en el “Instituto Comercial Crespo”. Terminé 5° Año en la nocturna y ahí me vine a Buenos Aires. Guardo un gran recuerdo y voy una o dos veces por año, si bien ahora por la pandemia no se puede. Es una ciudad de trabajo y fe, donde tengo a mi hermano, mi sobrino ahijado, mi tía, muchos conocidos y en el cementerio, muchos parientes que voy a visitar siempre. Aparte, me gusta ir a La Agrícola Regional. A mis 2 hijas, de 15 y 10 años, les encanta también ir. Les he mostrado todo lo que se hace en la ciudad: harinas, fideos, carnes, aceites, los embutidos y tortas alemanas, comida para perros, polvos para postres, arroz… Mi señora, que es porteña, quedó maravillada. Si hubiera 200 ciudades como Crespo en Argentina, estaríamos en el primer mundo.

– En su trayectoria, ha trabajado en la Santa Sede (Roma), en Brasil y en prestigiosos medios de Argentina.

  • Cuando llegué a B. Aires, trabajé en la Asociación de Cooperativas Argentinas, incluido en el semanario y revista que publicaban. Paralelamente estudié Periodismo y Ciencias Políticas en la Universidad de San Salvador. Fueron 8 años en total; luego trabajé en otros lugares e ingresé a Clarín en 1991. Posteriormente me fui a Roma. También trabajé en una agencia italiana de noticias (ANSA), posteriormente en San Pablo (Brasil) y en Argentina nuevamente, en el Diario Perfil. Edité una revista de economía llamada Fortuna, escribí libros y próximamente estoy publicando “Los ’70, la década que siempre vuelve”. Y en la TV, estoy en Intratables y tengo un programa radial de entrevistas.

PERIODISMO MILITANTE

– ¿Qué opina del periodismo militante?

– Soy del siglo pasado y mi opinión es que el periodismo debe ser independiente de las opciones políticas. No creo en el periodismo militante, como tampoco creo en los médicos o enfermeros militantes, que tienen que curar y el periodista tiene que informar, analizar, opinar… equivocarse es posible y todos lo hacemos. Pero la militancia no me suma. Si me gustara esa faceta de la política, me dedicaría. Pero no tengo pasta para eso…

PELEAS MEDIÁTICAS

 – En Intratables se conjugan muchas voces, hay peleas hasta entre los mismos panelistas…

  • Me gusta el formato; aprendí mucho en Intratables… para mí es un programa también de entretenimientos. Santiago del Moro que era el conductor original, tenía muchos tips y uno era que él se iba inmediatamente del estudio. Lo que se dijo, no se puede arreglar, terminó el programa y nos vamos todos a nuestras casas. Si tuve una pelea, que eso pasa seguido, ya no se puede arreglar. Son opiniones en un programa. En mi caso tomo las posturas que son las mías en ese momento, sin posicionarme a favor o en contra previamente. A veces, le doy un ángulo más polémico, porque es un programa que tiene esa dinámica y es lo que los espectadores quieren. Y trato de ser claro en las ideas y más en un programa como Intratables, que enseña mucho sobre ese aspecto del lenguaje audio-visual…

– ¿Ha sufrido amenazas de algún tipo por algunas de sus opiniones?

  • He escrito libros en pleno auge del kirchnerismo, con una visión distinta y nadie me amenazó. Este es un país donde se puede decir lo que uno piensa. No ha habido amenazas ni agresión. A otros les ha pasado de un lado u otro, pero a mí, nunca… Rescato eso de los distintos gobiernos, para mí la libertad de prensa que existe es total y absoluta… No me gustan mucho los periodistas que se victimizan. Si uno da una opinión fuerte, referida a las políticas, tiene que estar dispuesto a que la réplica sea dura, desde el punto de vista verbal. Pero en general, acá es un ambiente civilizado y los periodistas tenemos que contribuir a eso. Siempre con una forma elegante y cuando algún desaforado se va de la línea, tampoco hacer una gran alharaca de eso.

NO AL CONFINAMIENTO

– ¿Cree que debería haber más flexibilizaciones en torno a la pandemia del Covid-19?

 Creo que hay que ser flexibles, pero cuidarse mucho, porque es un virus que se contagia muy rápido y pone a prueba los sistemas hospitalarios. En la Ciudad de Buenos Aires, aparentemente hemos pasado lo peor y no hay riesgo de colapso… Occidente no estaba preparado para esto. Hay países como Alemania, que están marcando el camino de lo que hay que hacer, que es testear, detectar y aislar. Pero no es tan fácil de hacer, porque hay que tener toda una organización. No soy de los que cree que acá se hizo todo mal, hay cosas que se hicieron bien. Hubo muchos muertos y eso es un pesar. Me parece que en lo inmediato debemos cuidarnos mucho, especialmente la población de riesgo y flexibilizar los protocolos. El confinamiento es muy perjudicial para las economías y la sociedad y ese lujo no podemos dar. De la vacuna estamos cada vez más cerca, quizás no será a fin de año, pero el siguiente trimestre seguro.

– Si hubiese una vacuna, ¿se la aplicaría…?

  • En principio sí. pero hay que ver algunas pruebas y demás.

CUESTIONES DE FE

– ¿Es creyente…? ¿Va a la Iglesia…?

  • Soy católico, voy a la Iglesia, pero no tanto… Ahora voy, porque acompaño a mis hijas. Los periodistas somos gente común y no me gusta la frivolidad de decir que no creo en nada…

– ¿Cuáles cree que son sus virtudes y defectos…?

  • Siempre digo que el esfuerzo y tenacidad de cumplir objetivos, es una virtud que disimula un montón de defectos, que son la ansiedad, intemperancia… en ese sentido, al carácter me lo mejoró mucho “Intratables”, estar bajo fuego, entre amigos y enemigos… Siempre he sido temperamental y lo sigo siendo, pero me parece que el programa me dio más distancia respecto de las discusiones, de cómo encararla. A veces se dan situaciones que no son las mejores, un programa donde se la pasan peleando a simple vista y todo eso, si uno lo utiliza bien, puede servir para mejorar.

PRESIDENTE ALBERTO FERNÁNDEZ

– ¿Cómo evaluaría los primeros meses del gobierno de Alberto Fernández’

  • Con Alberto Fernández tengo buena relación y siempre lo digo, producto que me ayudó mucho como fuente, para los libros que publiqué, de la crisis del 2001 y después sobre el cristinismo y kirchnerismo. Le tengo mucho aprecio a él y a sus colaboradores, incluido el diputado Eduardo Valdez, a quien considero un gran amigo. Me parece que el presidente es una persona tolerante, que tiene una gran virtud de escuchar, trata de armonizar y que no se enoja fácil de las críticas… Es un buen articulador, pero hay 2 poderes fuertes, Cristina y él y eso me parece que confunde, adentro y afuera. El periodismo, sindicatos, partidos políticos se preguntan: ¿quién es el que manda? También teniendo en cuenta que Cristina y Alberto tienen ideas diferentes sobre muchos temas. Lo que me parece es que en las últimas semanas, la agenda de Cristina es la que orienta el gobierno y tiene temas particulares entendibles, como la reforma judicial, pero distrae mucho las energías, profundiza mucho la grieta. Es necesaria discutirla a la reforma, pero en otro momento. La pandemia era vista por el presidente como una gran oportunidad para construir un liderazgo propio y al principio le fue bien. Pero hay más desempleo, pobreza, la economía se reciente y me da la impresión que este gabinete se está quedando sin respuestas y las últimas medidas económicas son muy parciales. Creo que el presidente está en un momento crucial. Debería refrescar el gobierno y eso pienso hoy. Es una persona inteligente y que lo puede hacer… El segundo aspecto es el tema de las ideas: lo veo con reflejos casi setentista en cuanto a la propiedad privada, a la empresa privada y que se vayan las inversiones debe ser motivo de preocupación… Que se vaya el dueño de Mercado Libre a vivir al exterior es un horror, porque es un tipo muy inteligente que ha creado la empresa más valiosa de Argentina. Se va a Uruguay y los nuevos negocios los va a pensar allá y no acá. Importa que dé laburo, que sea innovador, que pague impuestos, eso importa, lo veo (al gobierno) muy ideologizado en ese sentido.

LA ECONOMÍA Y LAS ELECCIONES

– Se viene un 2021 electoral…

  • Para el gobierno es un mal momento, porque la gente está cansada del confinamiento y vemos las consecuencias sanitarias, económicas y sociales, por lo que será para ellos, un gran desafío, pero estamos lejos de eso. Me preocupa más noviembre, diciembre, enero, porque los datos de desempleo y pobreza son muy alarmantes. Mucha gente salió del mercado laboral y no busca empleo, un poco porque hay pandemia y otro, porque no tiene expectativas para conseguirlo. Los próximos meses son importantes y el gobierno tiene que estar bien despierto. Alberto tiene que demostrar que tiene méritos para ocupar ese rol. De la Rúa se preparó toda la vida para ser presidente y falló en el instante decisivo. No es fácil la presidencia, es un país muy difícil, somos complicados para gobernar, pero espero tenga la pasta que debe tener un presidente para tomar decisiones acertadas.

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: