La historia del ucraniano hallado en el baúl de un auto suma otro capítulo: apareció su pareja y aportó nuevos datos

Romina G. está actualmente en Rosario, donde -según ella- esperaba a Viktor Melnyk, el padre de su beba que nació el jueves pasado. Ese mismo día, el exsoldado ucraniano, que había ingresado de manera ilegal desde Paraguay a la Argentina, fue encontrado por la policía entrerriana dentro del baúl de un Chevrolet Corsa que manejaba un empresario santafesino.

“Él decidió entrar de manera ilegal a la Argentina, porque las fronteras estaban cerradas y quería estar en el parto de su hija”, aseguró la mujer.

Contó el largo periplo que protagonizó con este hombre que -según su relato- “fue soldado en Ucrania y después trabajó como agente de seguridad como custodio de empresarios millonarios en Ucrania, Moscú y San Petersburgo, pero ahora se dedica a una empresa que se especializa en la potabilización de agua de mar. Él me contó que viajaba con magnates rusos a los que custodiaba”, señaló.

“Es real”

La mujer alega que “Viktor Melnyk es real”, que es su pareja desde hace cuatro años, cuando se conocieron en Buenos Aires y después se dedicaron a viajar por distintos países de Latinoamérica por la actividad empresarial del exsoldado ucraniano. Es lo que también trata de probar en la Justicia el abogado Claudio Berón, que representa al extranjero.

En la Justicia Federal de Entre Ríos aún tienen dudas sobre la identidad de este hombre que el jueves de la semana pasada fue encontrado en el baúl de un auto en Paso Telégrafo, en un puesto caminero de la policía entrerriana, que es el primero después de ingresar a esa provincia desde Corrientes.

El juez federal Leandro Ríos envió las huellas dactilares de este hombre a Interpol y a Europol para confirmar su identidad y determinar si posee algún pedido de captura y posee antecedentes criminales. “Él dice que no tiene antecedentes”, afirmó su abogado.

Ilegal

Este hombre gigante, de más de 1,90 metros de altura y más de 150 kilos, estaba oculto en el baúl y había ingresado de manera ilegal a la Argentina por Paraguay. Romina G. admite que “fue un error” que él haya entrado de esa forma al país, aunque recalca que “era lo único que podía hacer para estar en el parto de nuestro hijo, porque las fronteras están cerradas por el coronavirus”.

¿Por qué no tenía el pasaporte?

“No lo sé”, fue la respuesta de la mujer a esa pregunta. comentó que “la última vez que nos vimos fue en San Pablo. Estábamos viviendo en esa ciudad, pero yo decidí volver a Rosario, porque no me adapté. Fue antes de la cuarentena. Yo regresé a la Argentina y él, cinco horas después, salió para Paraguay, donde entró de manera legal. Me dijo que tenía que contactarse con unas personas por cuestiones de la empresa. Y no lo vi más, porque cerraron las fronteras.

El abogado Claudio Berón, que representa a Melnyk, aseguró que “se va a realizar una requisa del Chevrolet Corsa, porque Viktor contó que el pasaporte estaba en la guantera del vehículo. Si se encuentra este documento todo va a ser más sencillo probar que se trata de esta persona”, indicó el letrado.

Su identidad

Romina G. explicó que cuando se acercaba la fecha del parto de su hija, que nació el jueves de la semana pasada, Viktor la llamó y le dijo que iba a entrar a la Argentina. “Me dijo que conocía a alguien que lo podía llevar”, apuntó.

La Justicia Federal pidió ayuda a Interpol para confirmar la identidad de esta persona y si tiene asuntos pendientes con la ley en otros países. “Él está aislado en un calabozo de una comisaría cumpliendo la cuarentena. No puede ser porque debería estar alojado en otro lugar, en un hotel”, se quejó Romina G.

Fuente: Aire de Santa Fe

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: