Asocian consumo de arroz con químico que afecta sistema cardiovascular

Un estudio científico publicado recientemente en la revista Science of the Total Environment asocia el consumo de arroz con un peligroso químico que afecta al sistema cardiovascular.

En el estudio, los científicos advierten que el arroz contiene arsénico inorgánico (iAs), un semi metal extremadamente tóxico que, una vez ingerido, se acumula en el cuerpo y afecta a distintos sistemas del organismo, específicamente el cardiovascular.

Su concentración en los granos varía, pero la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ya alertó sobre su elevada presencia en un informe del año 2014.

Investigadores de la Universidad de Manchester y la de Salford (Reino Unido), compararon estos datos con otros disponibles y calcularon cuánto arsénico llega al organismo humano en distintos grupos de la población británica (concretamente, de Inglaterra y Gales).

Revela el estudio que quienes lo ingerían más de un cierto umbral (0.3 microgramos por persona y día), tenían mayores tasas de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Aunque algunas personas pueden intoxicarse con arsénico proveniente de otras fuentes, el estudio se enfocó en la inevitable ingesta de ese elemento a través del arroz. Los investigadores también tomaron en consideración factores como el tabaquismo, la diabetes, la obesidad y otros, que también influyen en la mortalidad, pero estimaron que estos actúan de forma paralela al cereal.

Sin embargo, el arroz no es un producto esencialmente nocivo y los autores hablan de un “equilibrio entre los impactos negativos de la exposición al iAs del arroz y los impactos positivos provenientes de exponerse a la fibra, las proteínas y una amplia gama de micronutrientes del arroz”.

Sin embargo, este equilibrio no es suficiente para considerarlo como un producto recomendable.

Concretamente, en Inglaterra y Gales la cuarta parte de los consumidores más aficionados al arroz corren un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular frente a la cuarta parte que tiene menores tasas de consumo. Este aumento del riesgo está cifrado en aproximadamente el 6%, detalló el profesor de Manchester David Polya, coautor del estudio.

A los aficionados a las dietas ricas en este cereal, los investigadores aconsejan, contrario a recomendaciones de dietistas naturistas, que sustituyan el grano integral por variedades como el basmati y el arroz pulido, que suelen tener un contenido más bajo de arsénico.

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: