La bajante del río y una postal atípica de la toma de agua: “Estamos parados sobre el agua”

La histórica bajante del río sigue brindando imágenes inéditas a lo largo de sus riberas entrerrianas, como las que se pueden apreciar en este recorrido por la toma de agua de Victoria, que se ubica sobre el riacho homónimo, uno de los brazos del Paraná.

“Esta no es una postal que quisiéramos mostrar de Victoria, una ciudad muy turística afectada por la pandemia y por esta bajante tan pronunciada del río Paraná que realmente es histórica porque, actualmente, estamos literalmente parados sobre el agua”, aseguró el dueño del emprendimiento Chulengo Safaris e integrante de la Cámara Empresaria de Turismo de Victoria, Walter Núñez.

“La toma de agua de Victoria, una postal característica de la ciudad, porque normalmente parece una casa en el agua, actualmente, muestra la marca de donde debería estar el agua”, aseguró el guía turístico, al recorrer el puerto de las siete colinas.

“Estamos parados sobre el agua”: La bajante en Victoria desde el drone de Elonce

“Estamos parados sobre bancos de tierra”, sentenció el prestador turístico, quien aseguró que “a diferencia con la bajante del ´68, ésta es más marcada y sedimentada por tantas crecidas y bajantes que ha tenido el río a lo largo del tiempo”.

“Antes, las bajantes no impedían la navegación porque los ríos eran más marcados”, destacó Núñez, ya que según comentó: “Desde que tengo uso de razón, nunca nos pasó que hayamos tenido que parar la actividad por la bajante”.

“Tenemos una empresa volcada al río, tanto en el turismo de playas, como catamaranes y pesca de embarcados. Nuestra empresa nació en el río, mi padre fue el fundador de todo esto, uno de los pioneros en el turismo de la costa del Paraná”, aseguró el guía.

Es que Walter es hijo de Ricardo Chulengo Núñez, un precursor del turismo internacional en esa ciudad. Con 56 años, Núñez era titular de la empresa Chulengo Safaris, y también un precursor y hacedor del turismo en Victoria desde hacía más de 30 años, cuando no se vislumbraban el puente, el casino, el hotel ni las termas. En la ciudad, se lo veía en su camioneta camuflada, con ropa de caza, y traje blanco en eventos relevantes.

Fuente: El Once

Redacción Análisis Litoral

Dejá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: