Escándalo en la policía provincial con serias implicancias políticas

Otra grave denuncia contra el estatal acusado de ilícitos aberrantes, en esta oportunidad un gran negociado en torno a los traslados de los policías, sus fuertes conexiones y la presunción de complicidad, connivencia y sociedades con autoridades provinciales.

Los aberrantes hechos de abuso sexual que tienen como acusado a Antonio José Luis Cardoso, empleado de la subsecretaría de derechos humanos dependiente del ministerio de gobierno, justicia y seguridad, sin dudas son los más graves que se han conocido en la Provincia.

No solo por la forma que se cometían, Cardoso drogaba a sus víctimas para violarlas, sino también por cómo se acercaba a las mismas, aprovechándose de su vulnerabilidad laboral y, consecuentemente, de sus conexiones con el poder.

En otras palabras, utilizaba la estructura del estado y sus vinculaciones para conseguir el aproximamiento,  como también para posteriormente, a través de amenazas, lograr el temor en la victima para que no denuncie.

Fue el propio Gobierno, las autoridades, las que facilitaron las condiciones para cometer las violaciones, de ahí la gravedad inusitada de los hechos aberrantes en sí mismos.

Tanta repugnancia provocan sus hechos que su propio abogado, el Dr. Humberto Franchi, en vista de que la estrategia defensiva desplegada provocó aún más hastío, renunció a su representación.

Autoridades que les abrieron las puertas de la Casa Gris a pesar de contar con antecedentes penales por otro hecho igualmente de aberrante.

En sus años de juventud, Cardoso abusó sexualmente de un niño de 8 años en Nogoyá, siendo condenado a 7 años de prisión.

No solo ingresó a la administración pública, sino que continuó por todos estos años cumpliendo funciones, contando con la venia, los privilegios y protección de las máximas autoridades provinciales.

Estas relaciones, junto con las de la cúpula de la policía, y el amparo de estos funcionarios, le permitieron volver a abusar sexualmente de personas indefensas, sino que también le facilitaron otras series de presuntos hechos delictivos, graves ellos.

Hace unos muy pocos años atrás, la propia Rosario Romero, en persona, según trascendió desde la secretaria de trabajo, pedía el beneficio de la adscripción para Cardoso, el cual dejaba de cumplir funciones en la subsecretaria de derechos humanos, para pasar a la referida secretaría.

Una secretaría, donde, según cuentan sus propios empleados, nunca fue visto Cardoso, su posicionamiento ante la ministra le permitían no concurrir a trabajar, no prestar ningún tipo de función, aunque sí percibir un importante sueldo.

Las palabras de un importante funcionario de aquel entonces dan cuenta de que Cardoso contaba con la protección de la ministra.

De su relato surge que la adscripción fue un pedido expreso de la ministra, aunque nunca figuró en los papeles y que nunca trabajó en la misma, para luego, de manera inmediata, retornar al lado de la  Dra. Romero.

Los dichos no quedan ahí, el importante funcionario de aquel entonces también contó los motivos de la adscripción indicados por Romero, las cualidades de Cardoso según la propia ministra, dando cuenta de las conexiones y el poder que tenía su empleado.

Nos dijeron desde el Ministerio que este iba a recuperar los autos para la Provincia, aquellos que estaban detenidos por gendarmería, por la policía, por el tema de drogas, él se iba a encargar de recuperar esos autos”, expresaron a este medio fuentes de la secretaría, dando cuenta de las relaciones de poder que se le sindicaban a Cardoso.

 

De las expresiones surgen las muy buenas conexiones que mantendría Cardoso con el ministerio de gobierno y seguridad.

Ni fue el único privilegio o beneficio obtenido por el bien posicionado Cardoso, a pesar de no haber nunca ido a trabajar al lugar asignado, al año Bordet y Romero suscribían una recategorización, es decir, le daban un ascenso.

Hasta allí, inentendible, un hombre condenado por abuso sexual, con antecedentes penales, que ingresaba a la administración central y que al poco tiempo lograba múltiples beneficios otorgados por las autoridades y su protección.

¿No sabían en el ministerio de Romero o en el gobierno a quien estaban amparando y privilegiando de tal manera que le permitió nuevamente perpetrar hechos aberrantes?

Más arriba indicábamos que las violaciones, abusos y acosos no fueron la única consecuencia de sus fuertes vinculaciones y protección oficial para con el empleado, ciertos negociados surgieron a partir de su detención.

Sin dudas que el dar a conocer su nombre y su rostro, su exposición ante la ciudadanía, realizadas por este medio, fueron el desencadenante de nuevas denuncias.

El pasado jueves al mediodía, el mismo día que se conoció sobre el allanamiento en la vivienda céntrica donde residía, de parte del material secuestrado como su aprehensión y alojamiento a la alcaidía, y nos indignábamos con los hechos aberrantes y el modus operandi de Cardoso, a la redacción de este medio llegaba otra denuncia.

El aporte lo hizo una víctima más del empleado bien vinculado y amparado por el Gobierno, se trata de un miembro de la policía de Entre Ríos, un joven agente que cumple funciones actualmente en una comisaría de Paraná Campaña.

Su nombre, por pedido del damnificado, será reservado. El mismo denunciante sostuvo que prefirió ir a la prensa y no a la Justicia, en virtud de las fuertes relaciones que desde el Gobierno, puntualmente del ministerio de Romero, se mantienen con la fiscalía.

Aun son recordadas las denuncias públicas realizadas por importantes funcionarios dando cuenta de los fuertes lazos y de las operaciones y presiones al ministerio público fiscal y las operaciones y presiones.

Frente a esto, la lógica del joven policía, que depende de la ministra, pensamiento que viene siendo una constante en los ciudadanos sobre todo con los hechos de corrupción, fue recurrir a los medios.

Según la denuncia del agente, Cardoso también se valía, jactándose de sus conexiones con Romero, Gustavo Maslein, José Lauman y Marcos Antoniow, plana mayor de la Policía de Entre Ríos, como también comisarios, para gestionar y sacar adelante resoluciones internas de la fuerza.

Un negocio montado alrededor de los traslados por parte de Cardoso, usando sus relaciones y cercanía con el poder, y, como todo negocio, con una cuantiosa contraprestación.

Como prueba de la denuncia por hechos que indicó se suscitaron en diciembre pasado, el agente denunciante, adjuntó una cantidad importantes de audios donde se lo puede escuchar a Cardoso jactándose de estas relaciones como también exigiendo, intimidando, amedrentando e incluso hasta amenazando para obtener el pago del dinero.

Por traslado, según la denuncia, Cardoso percibía la suma mínima de 15 mil pesos, aunque también en especies, existe un oficial que pasó dicha suma más un cordero, el cual, según indicaron, debieron acercarle a la casa donde, ahora se sabe, perpetraba los abusos sexuales.

Un hecho sumamente grave que desnuda a la posible comisión de tráfico de influencias, amenazas, exacciones ilegales y que, según se indica en la denuncia, determinaría, a manera de sospecha, la complicidad, participación o sociedad con altísimos funcionarios de la provincia.

Y es que, los traslados en la fuerza de seguridad de la provincia, solamente son autorizados por el jefe y el subjefe, y, son trámites no muy comunes de ser autorizados.

Según relataron fuente policiales a este medio, el tramite lo genera el propio interesado mediante nota dirigida al jefe, debiendo el mismo contener el motivo, la necesidad y como también se debe expresar que el lugar que dejara no resentirá los servicios o actividades o funciones.

Las precisiones que dieron a este medio indican que muy difícilmente salen los “ok” para traslados, y que, en la generalidad de los casos, requieren un pedido de alguna importante autoridades para concretarlos.

Cardoso, un hombre totalmente ajeno a la Policía, al menos en los papeles, llamativamente, los gestionaba y en un breve tiempo, lo que es más curioso aun, los conseguía.

Según el denunciante, el propio Cardoso, al ofrecer sus servicios alardeaba y se jactaba de sus conexiones, nombrando a Romero, Maslein y Antoniow, y a comisarios, a los cuales les solicitaba que accedan al traslado, para luego cobrarle al trasladado.

Se desconoce si Romero, Maslein y Antoniow conocían este negociado de Cardoso, aunque resulta muy increíble el argumento de la ignorancia en virtud de que en definitiva son quienes suscribían las autorizaciones de los pedidos.

Al menos le debería haber parecido “raro” que un empleado estatal, que no trabaja en la Policía sino en la subsecretaria de derechos humanos y con un paso por la secretaria de trabajo, gestione este tipo de beneficios para los policías.

Los graves hechos no se detenían ahí, en el caso del denunciante, según relató a este medio, nunca le pidió la colaboración a Cardoso, sin embargo, el mismo se enteró, lo gestionó y lo obtuvo, comenzando luego una serie de constantes hostigamientos para que le pague los 15 mil pesos.

Los audios son muy elocuentes y dan cuenta del nivel de impunidad, lógicamente alcanzada por sus relaciones, con que se manejaba el empleado del ministerio de gobierno, justicia y seguridad, interpretándose de aquellos, intimidaciones, coacciones, amenazas, acosos y hasta extorsión para percibir indebidamente dinero de los policías por un acto administrativo de la propia policía.

“Yo venía diciéndote. Sabes la bronca más que me da, vos sabes que yo estoy enfermo y justamente perdí toda la mañana acá esperándote en la casa. Me hubieras mandado un mensaje ´mira yo me voy a ir a presentar´. Aparte yo hablé a la secretaria, vos te tenías que presentar para trabajar hoy, simplemente para presentarse, como todos, cuando le hacen el traslado. Me hubieras dicho me voy, rajo, porque no tengo plata, no me alcanza, esta tarde te la alcanzo, esta noche, esta madrugada, mañana temprano te la llevo y punto, porque yo tengo otros compromisos .Imagínate yo tengo que trasladar dos vagos y los deje acá, están en la comisaria quinta…eh… décimo quinta y otros están en otros lados que son de Hernandarias, otros son de Piedras Blancas y los deje acá con tal… porque tenía tu caso. Como le dije a Nico, yo te agarre tu caso, no te hice formar ningún papel porque yo ya le tengo confianza a Nico y nos conocemos de años, imagínate vos el me hacía guardias ahí en la puerta de mi casa y yo no tenía problemas, yo cumplo con la gente pero me gusta que me cumplan, ta’  bien que lo tuyo tardó un poquito culpa de las carpas, todas esas cosas. ¿Pero sabes lo que yo estuve que hincharlo a Marcos Antoniow para que te trasladaran? Hasta ayer, hasta anoche, hasta hoy, yo te puedo mandar los audios de como yo hablaba con él y entonces no me podes hacer una cosa de esas. No se vos trata de buscar la forma, yo ya cumplí, vos trata de buscar la forma, total gastaras un 300, 400 pesos de gasoil y te venís, no se pedirle a tu mama, a tu tía o no se, vos sabrás y yo voy a estar acá, yo voy al médico de 4 a 5 yo voy a la kinesióloga y después de las 5 en adelante, estoy acá en mi casa, no me muevo. Vos poder venir a las 6, a las 7, a las 8, a las 9, a las 10 de la noche, 11 de la noche yo voy a estar acá, pero yo tengo, así como yo cumplí con vos, yo tengo que cumplirle a la otra gente, no puedo decirle aguántame hasta fin de mes que esto que lo otro, no puedo, sino te hubiera cobrado adelantado, te hubiera dicho dame la mitad y chau no, yo al contrario te di todas las facilidades y las oportunidades porque vos sos amigo de Nico, así que yo después de la 5 vos trata de buscarme la solución, no se te gastaran 300 o 400 pesos de gasoil para venir hasta acá y que va a hacer, así son los negocios. Bueno yo espero tu llamada ahora”.

El audio que se le adjudica a Cardoso es totalmente descriptivo en cuanto a las exigencias de dinero por el traslado, como también del hecho de que no es el único traslado gestionado, como asimismo con quien, en este caso, tramitó el pedido, el comisario mayor Marcos Antoniow, jefe de la departamental Paraná.

Lo que asimismo se desprende es que otras personas formarían parte del negocio, la manifestación “…así como yo cumplí con vos, yo tengo que cumplirle a la otra gente, no puedo decirle aguántame hasta fin de mes que esto que lo otro, no puedo…”, es elocuente en este sentido.

Según precisó el denunciante a este medio, en principio accedió al pedido de dinero, arreglando que le mandaría parte del dinero, aunque finalmente no lo hizo,  como consecuencia, las exigencias e intimidaciones a través de llamados y mensajes continuaron.

Con tanta impunidad era el manejo de Cardoso que incluso en uno de los audios le asegura que le firmará un recibo por parte del dinero que le exigía.

 En otro de los audios, le insiste con el tema de la plata, “decime ¿le llevaste la plata a a… o me la vas a mandar mañana en la combi, que vas a hacer?. ¿Decime Luna tu jefe el nuevo, el que está en la comisaria esta ahora? Si vos estas ahora yo ahora hablo para allá ¿tu jefe? ¿O sino que vas a hacer? ¿Me vas a mandar mañana la plata en la combi o que vas a hacer?, ¿me vas a mandar los 3000, 4000 que juntaste y después lo otro me lo das a fin de mes? No se pensalo y pensalo bien”.

En otro de los mensajes hostigantes Cardoso saca a relucir su poderío e influencias manifestando “ok, no hay problema, ¿te queres venir acá? No hay problema, deja no más yo te hago arreglar. Nico te quiso emprestar 1500 pesos y no le quisiste aceptar y el arreglo, los códigos eran así hermano. Mira si yo te tuviera enfrente acá, si yo te tuviera enfrente vos no me hablarías así de esa forma, los códigos se respetan, vos ni sabes con quien te estas metiendo, vos no sabes con quien hablas…. Así que desde ya te aviso, no me vas a ver ni una vez, ni dos ni tres, me vas a ver varias veces a mí, te puedo asegurar. Vos júntame la plata ahora yo voy a ir a Cerrito para que vos no te vengas hasta acá, me juntas la playa yo voy a ir entre las 5 y las 6,… vos ayer me dijiste que tenías los 5000 pesos, vos tenes que respetar los códigos, tenes que aprender desde chico, sino cuando yo te tenga frente a frente te voy a enseñar como se respetan los código”.

En otros audios que indicó tener el denunciante, se escucharía con expresa claridad como Cardoso se vanagloria de sus relaciones con la ministra y la cúpula policial.

No son las únicas relaciones de Cardoso, vecinos que se acercaron a este medio, también recordaron que el empleado del ministerio de gobierno podía acceder a cuanta prestación o servicio brindara al Estado, siendo muy común que se lo viera repartir bolsones de desarrollo social, indicando que era el propio Leonardo Centurión, viceministro en la gestión de la hoy vicegobernadora, quien le autorizaba los módulos alimentarios.

Asimismo, relataron, que en varias oportunidades vieron a Cardoso al volante de una camioneta verde asignada como vehículo oficial del ministerio de gobierno, hasta ese beneficio tenia por su cercanía al poder.

Es más cuentan que con dicho vehículo oficial se encargaba de repartir los bolsones a los más necesitados, camioneta que denunciaron desapareció de un día para otro, sospechándose que el propio Cardoso la habrá vendido a los gitanos.

La pregunta obligada que surge es porque Cardoso gozaba de tanta impunidad, protección y beneficios por parte de las más altas autoridades provinciales que le facilitaron la estructura del estado para sus negocios y perpetrar hechos aberrantes.

¿No sabían las autoridades estatales a quien estaban privilegiando y protegiendo?. ¿No existe en la Policía o el propio ministerio tareas de inteligencia para determinar los antecedentes con que cuentas sus dependientes?.

Audios escandalosos que dan cuenta de reiterados y posibles hechos ilícitos, en torno a un gran negociado con los traslados de los policías, presumiéndose que también podrían estar en el circuito de Cardoso los ascensos y nombramientos en comisarías, por los cuales percibiría un importante canon.

Hechos graves de corrupción que la fiscal Ileana Viviani, también debería investigar, o en su caso, remitir a la unidad de investigación y litigación, vale decir, especifica de este tipo de delitos, para que inicie una investigación, aunque de la magnitud de los nombres que menciona Cardoso es posible que esto no ocurra.

Fuente : El Portal de Ricardo David

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: