Malestar en la región de Salto Grande por los nombres en danza para cubrir los cargos en CTM

A las voces que se alzaron durante la última semana se sumó la del Secretario de Acción Gremial a nivel nacional de la Asociación Bancaria y ex convencional constituyente, Gustavo Diaz, quién salió con los botines de punta frente a la danza de nombres que se barajan para cubrir los cargos en la Delegación Argentina ante la CTM de Salto Grande.

Al borde de la indignación, Gustavo Díaz manifestó que “es un atropello para la Región de Salto Grande que se barajen candidatos que no tienen compromiso alguno con Concordia, ni Federación”, espetó.

El dirigente bancario nacional, avanzó en su crítica con nombres y apellidos manifestando que Héctor Maya, uno de los hombres que puede llegar a ocupar un cargo en la Delegación Argentina, “es de Gualeguaychú y no tiene nada que ver con la región, además todos recuerdan que Maya siendo senador nacional, quería privatizarla en los años 90″, denunció. En este contexto dijo que “los concordienses no vamos a quedarnos de brazos cruzados. Es un atropello a nuestro sentir y a los intereses de la región”, arremetió. El gobernador Bordet -prosiguió el dirigente gremial- “debería como concordiense y como gobernador, tomar cartas en el asunto”, dijo.

Además cargó contra el ministro Luis Benedetto, quién también es otro de los hombres que puede llegar a ocupar un cargo en CTM. “Nunca tuvo compromiso con Salto Grande. Su nombre suena porque corre con caballo del comisario”, señaló.

Díaz señaló que resulta incomprensible que teniendo compañeros de vasta experiencia en el sector eléctrico y de la represa como lo son, Juan Carlos Chagas y Juan Carlos Cresto, se recurra a gente que ni sabe dónde están las turbinas”, dijo con sorna.

Culebrón y nombres

En esta danza de nombres que promete convertirse en el culebrón político del verano, los tantos estarían repartidos acorde a las posibilidades y apoyos de cada uno.

Juan Carlos Chagas que estuvo casi siete años en Salto Grande, como delegado, luego vice y posteriormente Presidente, comentó su proyecto al presidente Alberto Fernández y esbozó al ministro Daniel Arroyo, su idea de otorgarle al complejo hidroeléctrico un rol social, además de su rol económico como generador de energía. Su base de sustentación esta en el apoyo de las organizaciones gremiales de la región, en la gran mayoría del peronismo entrerriano y concordiense. En su debe, no contaría con el visto bueno del gobernador Gustavo Bordet, pero, una carta a su favor es que Juan Carlos Cresto ve con simpatía su postulación.

Luis Benedetto es el hombre de confianza de Bordet, por eso es ministro y titular en la Cafesg, Juega en su contra, el desconocimiento sobre como opera Salto Grande y el mercado eléctrico.

El ex senador, Hector Maya aparece ahora, casi al final, y contaría con el respaldo del Secretario de Energía, Sergio Lanziani, pero juega en su contra que, en los 90 su intención era privatizar la represa y además no pertenece a la Región de Salto Grande, ya que es de Gualeguaychú. En la interna del peronismo lo señalan como entusiasta de Miguel Pichetto, a la sazón, compañero de fórmula de Mauricio Macri, en las últimas elecciones presidenciales.

Dos actores no precisamente de reparto, sobrevuelan esta situación: el ex gobernador y ahora designado embajador en Israel no oculta su simpatía por Chagas, quien defendió a Cristina Kirchner, cuando un sector del peronismo entrerriano pretendió jubilarla. El segundo actor, para nada menos importante es el intendente Enrique Cresto a quién también se lo vio junto a Chagas en la Maratón Internacional de Reyes.

Las horas corren y los momentos decisivos también.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: