Funcionario de Vialidad se habría atrincherado en el cargo y amenaza con revolear la media si lo echan

Además, otro que fue separado de su puesto sospechado por irregularidades es premiado con el manejo de las millonarias compras de asfalto.

Mientras un funcionario festeja su ascenso, otro amenaza con revolear la media si se mantiene firme la postura de echarlo, y hay expectativa ante su posible inmolación.

Días atrás, este Portal dio a conocer el desplazamiento de funcionarios de la Dirección Provincial de Vialidad a raíz de las irregularidades en las obras de la Ruta provincial 38.

En ese sentido, se conoció que eran desplazados de sus cargos el ingeniero jefe Juan Arias y el director de construcciones, David Coronel, que fueron quienes firmaron la recepción de las obras que le causaron un grave daño a las arcas públicas provinciales y a los entrerrianos que circulan por esa ruta.

Sin embargo, también se supo que Arias no se quedaría sin nada, sino que, por el contrario fue premiado con la creación de un nuevo cargo, a pedido de un ministro muy cercano al gobernador Gustavo Bordet.

La resolución 011 de la DPV, con fecha del 6 de enero de 2020, creaba la Dirección de Obras por Administración y designa al frente al ingeniero Juan Arias, que deberá nominar los funcionarios que quedan a su cargo.

De ese modo, en lugar de ser castigado por haber firmado la recepción de una obra irregular, bajo el ala del ministro, Arias será el encargado de la compra del asfalto para las rutas de la provincia.

Se trata de millones y millones de pesos que estarán a disposición de un funcionario que, por un lado, está sospechado e investigado y, por el otro, es premiado con el manejo de grandes sumas de dinero público.

Coronel, en tanto, no correría la misma suerte ya que, a diferencia de Arias, no cuenta con el patrocinio del ministro, pero los mentideros viales sostienen que se atrincheró en su oficina y amenaza con revolear la media si se ponen firmes en la intención de removerlo del cargo.

En los pasillos de Vialidad, los empleados se preguntan qué es lo que tiene el funcionario para decir, ya que su postura generó preocupación en el resto de los directores y en la administradora, Alicia Benítez.

Según comentan, Coronel es conocido dentro de la DPV por tener un carácter fuerte y señalan que no tendría miedo de inmolarse si se mantiene la idea de desplazarlo.

Tanto Arias como Coronel se encuentran en esta situación dado que fuero quienes firmaron la recepción de las obras de la Ruta Provincial 38, que presentaba un grave deterioro incluso antes de ser inaugurada.

El Estado entrerriano invirtió 249 millones de pesos en las obras de esa ruta que presentó numerosas irregularidades y significaron un grave daño al erario público provincial, además de causar muertes a raíz de accidentes viales por el mal estado del trazado.

La administradora de Vialidad, Alicia Benítez, no firmó la recepción de las obras porque en ese periodo, entre agosto y septiembre de 2019, estaba en Barcelona visitando familiares que residen allí.

Algunos sostienen que los funcionarios aprovecharon la ausencia de Benítez para arreglar con la empresa y firmar, y otros afirman que la administradora estaba imposibilitada de firmar por otras causas judiciales y por eso dejó que firmaran Arias y Coronel, que habrían tenido millones de razones para hacerlo.

Sin embargo, aunque esas firmas le costaron a la provincia pérdidas millonarias y a pesar de que el mal estado de la ruta causó muertes, Arias no fue castigado sino que será premiado con el manejo de millones y millones de pesos para la compra de asfalto.

El funcionario cuenta con el respaldo de un ministro muy cercano a Bordet, lo que le dio espalda para no quedarse en la calle y acceder a un nuevo cargo con numerosos beneficios.

Diferente es la situación de Coronel, que, de todos modos, mantiene a todos los directores de Vialidad en vilo ya que se atrincheró en su despacho y anunció que, si lo echan, no tiene problemas en revolear la media.

Mientras los directores temen por las consecuencias del posible despido, los empleados de la DPV están ansiosos por conocer lo que el funcionario tiene para decir.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: