o_1514147186Entre Rios Portada 

Una entrerriana entre los 10 argentinos que acamparán en Chile

La noticia le llegó como un regalo de Navidad. La adolescente de 15 años fue seleccionada para participar del Campamento Científico Bayer Kimlu 2018, entre alrededor de 500 postulantes.

“Quiero participar porque me parece que es una excelente oportunidad para aprender, conocer a chicos con mis mismos intereses y misma edad, y convivir con la naturaleza. Pero sobre, todo para formarme como líder y en el futuro poder hacer cosas útiles e importantes. Me gusta la Medicina y me quiero dedicar a la investigación”, dijo con claridad y convicción, Giovanela Gizzi, una adolescente de 15 años, apasionada por las ciencias, nacida en La Paz, con trayectoria escolar en Federación, San Jaime de la Frontera, y que actualmente vive en Chajarí.

Giovanela es uno de los 10 jóvenes argentinos que fueron seleccionadas para participar, entre el 6 y 16 de marzo de 2018, del Campamento Científico Bayer Kimlu 2018, en la reserva biológica Huilo Huilo, ubicada en la Región de Los Ríos de la República de Chile. Además de los 10 argentinos, habrá 25 chilenos y cinco uruguayos, que sortearon la instancia de elección, entre unos 500 postulantes.

“Conocía el campamento desde los 13 años, pero no es posible inscribirse hasta tener los 14 años”, contó.

Giovanela es oriunda de San Jaime de la Frontera, aunque vivió también en Federación y actualmente en Chajarí, por razones de trabajo de su familia. Transitó su escolaridad tanto en el sistema educativo público, como privado. El Nivel Inicial y hasta 2° grado, en el Instituto Privado N° 121 Inmaculada Concepción de Federación; y terminó el resto de la primaria en la escuela N° 22 Yapeyú de San Jaime de la Frontera, donde concluyó en el cuadro de honor, siendo abanderada de la provincia y de la ciudad.

“Ella no se destaca en materias como Música o Artes, no sobresale, pero sí en las que le interesan, como Biología; su profesora la estimula mucho”, contó su mamá Olga Brown.

Justamente, desde 3° grado inició su participación en ferias de ciencias. Y en el 6° grado, con su escuela de San Jaime de la Frontera –con el desarrollo de un proyecto sobre pilas– llegó una instancia nacional, en 2014, y tuvo mención especial en Tecnópolis, que es la máxima distinción que se puede lograr en el nivel primario.

Comenzó la Secundaria en la escuela 64 de Federación, donde tuvo a su mamá Olga como docente. Allí, junto con una compañera, llegó hasta la instancia provincial con el desarrollo de un proyecto de ciencias sobre los peligros de las redes, especialmente Facebook.

Y al año siguiente, continuó sus estudios en la Escuela de Comercio Justo José de Urquiza de Chajarí, donde ahora pasó a 4° Año.

El campamento científico es una iniciativa organizada por Bayer y Fundación Ciencia Joven, en colaboración por segundo año consecutivo, con Fundación Huilo Huilo.

La experiencia lleva unos seis años y propone un ámbito de formación de alta exigencia y trabajo en equipo, que incluye investigaciones científicas en terreno, charlas con expertos y otras actividades en un entorno natural. El propósito es conformar líderes que a partir de la innovación, aporten al desarrollo de sus regiones.

A él se arriba luego de un proceso de postulación y selección. Giovanela cumplió todos los trámites: completó un formulario, adjunto recomendación de dos docentes –que también fueron entrevistados para conocer el desempeño del alumno–, respondió preguntas motivacionales e incluso presentó un video con su postulación. Además, debió presentar la autorización de la dirección de la escuela, para justificar la ausencia en marzo.

Entre las preguntas que le formularon, le plantearon cómo se imaginan un futuro, o por ejemplo si fuese presidente qué haría para incentivar el desarrollo de la ciencia.

“Primero y principal, habría que ver los recursos que tiene el país, porque en un país con bajos recursos mucho no se puede hacer. Pero sí puse que, para mí, lo más importante es la formación de los docentes, porque ellos son lo que se acercan a los jóvenes. Entonces los docentes bien capacitados van a ayudar un montón. Y sin dudas dotar de equipamiento a las escuelas, desde bibliografía hasta laboratorios. En mi escuela actual tengo laboratorio con microscopio y todo eso, pero en San Jaime no había nada”, contó.

La familia

“En mi casa siempre hubo mucha lectura. Pero es una cuestión de ella indagar; es así ella, naturalmente, porque las hermanas tienen distintas orientaciones. Siempre le gustó saber más, y nosotros, dentro de nuestras posibilidades, le vamos acercando las herramientas”, contó su mamá. Giovanela es la menor de la familia, que también está integrada por su hermana Florencia de 24 años, y las mellizas Romina e Ivana, de 32 años. Su papá falleció en 2014.

Si bien su casa está en Chajarí, los cambios de destinos obedecen a distintos cargos docentes que tuvo su mamá.

“Hay mucha motivación suya, y también la facilidad de acceder a nuevas tecnologías”, contó como uno de los posibles fundamentos de su avance en las ciencias.

Justamente, Giovanela contó que del lanzamiento de la convocatoria este año, se enteró al seguir la página de Bayer.

“Para mí es un orgullo tremendo, porque si fuese que tuviésemos muchas cosas a mano, pero no fue así. A veces, nosotros con lo que teníamos fuimos incentivándola a ella, pero su pasión. Inclusive ahora está armando lo que va a estudiar para el Nivel 2 de las Olimpíadas Nacionales de Biología. Entonces ella ya tiene un compromiso”, graficó Olga.

En sintonía con eso, Giovanela relató que su gusto y pasión no le supone un esfuerzo para enfocarse en el estudio de esos temas; más bien, lo contrario. “Es cierto que por ahí veo que estoy en una edad que no es mucho el interés para el estudio, lo veo en mis amigos. Pero uno tiene que preocuparse y a mí me gusta”, reafirmó.

Y convencida, manifestó su deseo de ser integrante de Médicos sin Fronteras: “Desde siempre quise sumarme” dijo, aunque no oculta su deseo de la investigación en Medicina.

El viaje en el mes de marzo, a una reserva natural

Para llegar a Chile, Giovanela irá hasta Ezeiza, acompañada por su mamá, para trasladarse vía aérea hacia el país trasandino.

El campamento Científico Bayer Kimlu consiguió este año un récord inédito en sus postulaciones, con un total de 557 inscripciones, doblando así las cifras del año pasado. En esta oportunidad se recibieron 378 postulaciones de Chile, 92 de Argentina y 87 de Uruguay.

En la reserva natural, ubicada en la selva lluviosa del sur de Chile se reunirán 40 jóvenes entre 14 y 18 años.

El campamento, según sus organizadores, ya ha inspirado a más de 200 jóvenes que se han desarrollado personal y profesionalmente, y hoy estudian en las mejores universidades de la región y el mundo, conformando una red de líderes en ciencia.

Related posts

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: