images-2Gualeguaychú Policiales Portada 

“Me cagaron a palos”: el chat donde Fernando Pastorizzo cuenta una de sus últimas peleas con Nahir Galarza

El joven le contó a un amigo por mensaje cómo fue golpeado por su ex novia y una amiga de ella a la salida de un boliche en Navidad. Amenazas, insultos y el miedo al padre policía de Nahir

Al tiempo que la Justicia investiga qué tipo de vínculo unía a Fernando Pastorizzo, asesinado el 29 de diciembre pasado, y Nahir Galarza, quien confesó haberlo matado, las fojas con los detalles del crimen que se apilan en la Investigación Penal Preparatoria (IPP) llaman cada vez más la atención. La estrategia de la defensa de la imputada, que es probar que existía violencia de género de Fernando hacia Nahir, se desvanece y se suman las evidencias en su contra.

La última semana se conoció a través de revelaciones de testigos en redes sociales y ante la Justicia, que en la noche del 24 de diciembre una salida de ambos al mismo boliche terminó con una fuerte discusión en la que participó una amiga de Nahir.

Sol Martínez, la joven en cuestión, declaró ante el fiscal y contó lo sucedido. “La amiga lo que vino a aclarar es que ella intervino en ese conflicto que había habido en esta discoteca y que posteriormente los dejó”, contó el fiscal de la causa Sergio Rondoni Caffa a Infobae. “Eso se ha acompañado con unos chats que ella misma ha publicado, donde referencia que en un contacto con la imputada claramente se denota que no había habido un hecho en la casa donde Sol haya participado, que lo de ella fue en la discoteca”.

En ese mensaje, Nahir le cuenta a su amiga que Fernando la había agredido en su casa después de la pelea en la puerta del boliche. Todavía se analiza si las cámaras de seguridad del local bailable tienen registrado el momento previo.

Sin embargo, ahora trascendieron una serie de capturas de los mensajes que intercambió Fernando Pastorizzo con un amigo, donde le cuenta el episodio de la madrugada del 25 de noviembre. “Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo”, le confiesa Fernando al otro joven. “Filmé un video y me torturaron hasta que lo borré. Pareció película. Fue la hija de mil p… de Nahir y otra más por no querer estar con ella. Filmé que me estaban cagando a palos”.

Fernando relata que además de los golpes lo agredieron verbalmente, insultaron a su familia y lo hicieron llorar, y que a su vez lo obligaron a borrar el video que filmó y a no contar lo sucedido. El joven narra también que Nahir lo amenazó con decir que un golpe que tenía en la pierna había sido causado por él.

Ante la propuesta de su amigo de hacer la denuncia, Pastorizzo le contesta “el padre es gorra”, sugiriendo que no tendría sentido acusarla. Ambos se alegran de que ya no estén hablando más después del episodio y el amigo concluye: “Ahí veo que para Año Nuevo te agarra de nuevo”. Finalmente eso sucedió, en la madrugada del 29 de diciembre, cuando, a metros de la casa de la abuela de Nahir, Fernando fue asesinado con dos disparos del arma 9 milímetros reglamentaria del Marcelo Galarza.

Simultáneamente, la Justicia investiga los más de mil mensajes que se enviaron Fernando y Nahir en poco más de un año y las 150 llamadas que intercambiaron solo en diciembre. El peritaje en el iPhone de la joven que ya fue desbloqueado y el Motorola de la víctima (que aún no) será fundamental para la causa. Las fotos, videos, audios y mensajes que estén almacenados allí pueden revelar el tipo de relación que unía a la víctima y la imputada, un dato que podría funcionar como agravante o atenuante en una eventual condena a la joven.

La conversación completa:

—F: Me metieron a una casa y me mataron a palos.

—A: ¿Qué?

—F: Me cagaron a palos.

—A: ¿Quién? ¿Por qué?

—F: No sé.

—A: Sos una v… jajaj

—F: Acá meta hielo. Me mataron mal.

—A: ¿En serio, pajero? ¿Y no te acordás quiénes eran?

—F: Casi me desmayé. Filmé un video y me torturaron hasta que lo borré. Pareció película.

—A: ¿Cómo que filmaste un video?

—F: Fue la hija de mil p… de Nahir y otra más por no querer estar con ella. Filmé que me estaban cagando a palos.

—A: ¿Te pegaron mujeres?

—F: Sí, y yo no podía hacer nada.

—A: Mandala a cagar a palos, ahre. Qué hija de remil p…

—F: Y me decían que si hablaba me iban a salir a decir que yo les pegué.

—A: Le hubieses metido una piña por sorete.

—F: Porque está lastimada hace banda en la pierna, que se cayó no sé dónde. Iba a decir que yo fui, jaja.

—A: ¿Pero ¿cómo te metieron? ¿o fuiste vos y te metiste?

—F: Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo, semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado, así lastimado. Y lo peor que se metieron con mi familia a decir de todo mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el video. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a hablar. Le juré que no.

—A: Jajaja, pajero, me estás jodiendo… No puede ser tan hija de p…. ¿Y te dijo que era porque vos no querías estar con ella?

—F: Llegué a la esquina y empecé a contarle a todos. Sí.

—A: Jajaja, una buena cagada a palos a esas minas.

—F: Decí que conozco a la tía, al primo. Le conté a ellos.

—A: Tienen caca en la cabeza, denunciala.

—F: Y yo no podía hacer nada.

—A: Bah, quedás re p… Pero pajero, está enferma esa mina.

—F: El padre es gorra, ya le dije a la tía y eso. Y ya saben que no puede salir a inventar cosas. Encima yo estaba con una chica y la agarró, le dijo de todo y se fue. Alta rabia.

—A: Jajaja, pajero.

—F: Me hicieron mierda la rodilla, acabo de ver. Con razón me dolía.

—A: Te hicieron pija.

—F: Por lo menos espero que me deje tranquilo. Valió la pena mi cagada a palos si se deja de joder, pero jamás pensé que me podía llegar a hacer eso después de años.

—A: Esperemos que sí, ahí veo que para Año Nuevo te agarra de nuevo. ¿Pero no te habla ni nada?

—F: No, ni en pedo, no por suerte. Me bloqueó gracias a Dios.

—A: Bueno, esperemos que no joda entonces. Y vos no seas tan pajero.

Related posts

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: