o_1497861552 Actualidad Entre Rios Portada 

Lauritto enmudeció a sus pares en la cumbre sobre Salto Grande

“Los que dejamos de cumplir fuimos nosotros”, dijo al hablar de excedentes. La incomodidad del resto se hizo evidente cuando el intendente de “la histórica”, en vez de criticar a la CTM le apuntó a “los malos compañeros”.

La convocatoria partió del intendente concordiense Enrique Cresto y tuvo por escenario el Centro de Convenciones de la capital del citrus. La tarjeta de invitación, también firmada por el presidente municipal de Salto, Andrés Lima, vinculaba a la cumbre prevista para las 19 del viernes 16 de junio con el “tratamiento de temas incluidos en la ‘Agenda Litoral'”, y para abordar “la situación de la inundación sobre las localidades aguas abajo de la represa Binacional de Salto Grande”.

La crónica oficial del encuentro resalta que todo desembocó en la firma de un documento, donde las localidades ribereñas reclaman la redacción de “un protocolo de actuación que determine expresamente que el Complejo Hidroeléctrico de Salto Grande debe, en caso de crecidas extraordinarias, mantener el embalse en el nivel de expropiación, a los fines de no provocar inundaciones innecesarias aguas debajo de la represa, consensuando la apertura de vertederos con las autoridades de las localidades situadas a ambas márgenes del río Uruguay”. También plantea “un sistema de indemnización para las localidades que sufran inundaciones que superen la cota de riesgo de la ciudades de Concordia y Salto, las que serán determinadas, analizando las crecidas medias extraordinarias de los últimos diez años, y proporcionalmente, a cada una de las localidades ubicadas aguas abajo de ambas ciudades”.

Pero el desarrollo de la “cumbre” tuvo varios giros imprevistos que se apartaron del libreto preparado por sus organizadores. La primera sorpresa fue que uno de los supuestos convocantes al encuentro brilló por su ausencia.

En efecto, el nombre de Andrés Lima entre los organizadores de la reunión llamó de entrada la atención. Primero, porque el intendente de Salto venía de felicitar a Salto Grande por el modo en que se gestionó esta crecida. Por tanto, no parecía lógico que cruzara el río y, borrando con el codo lo escrito con la mano, acompañara con su voz las duras acusaciones de Cresto, que hasta llegó a decir que la represa inundó de gusto a la población. El segundo motivo por el que Lima no encajaba en la lógica de la reunión es que no estaban presentes representantes de las restantes ciudades uruguayas de aguas abajo, como Paysandú o Fray Bentos. Es decir, la asimetría estaba a la vista. Tal vez por todo ello, más que por las “cuestiones de agenda” invocadas, Lima no apareció.

Contra Villaguay y Federal

Otra de las originalidades de la cumbre partió del intendente de Puerto Yeruá, Fabián Cevey. Luego de explicitar su malestar porque el presidente de CTM le entregó subsidios a La Criolla y a Los Charrúas pero no a Puerto Yeruá, se atrevió a ir más lejos con los cuestionamientos y se preguntó por qué razón localidades que nada tienen que ver con el Río Uruguay se han pasado años recibiendo excedentes.

“Muchas veces uno dice, ¿pero qué le puede haber hecho la represa de Salto Grande a Villaguay y qué le puede haber hecho la represa de Salto Grande a Federal? Sin embargo, compartimos y repartimos dividendos de lo que se genera desde CTM para resarcimiento. No lo tomen como queja. Yo creo que hay que ponerlo sobre la mesa e imploro a los legisladores que nos representan para que de una vez por todas conversemos y comencemos a cambiar las normas”, disparó Cevey. Obvio, semejante planteo no fue retomado por ninguno de los presentes ni tampoco insinuado en el documento final.

Rebord pidió el “dique compensador”

Otra curiosidad del encuentro la aportó el intendente de Colón, Mariano Rebord, cuando no tuvo mejor idea que reflotar la necesidad de construir el dique compensador de Pepe Ají. “En esta gran lucha, la primera parte sería que evaluemos terminar esa bendita represa. Hay un ingeniero que firmó todos los planos y que insistía con el famoso dique compensador. No soy ingeniero, no sé lo que pasaría”, se atajó, tal vez intuyendo que el proyectado dique ha sido históricamente resistido por organizaciones ambientales y por comunidades ribereñas.

Además, desde el año 2003 hay una la ley provincial, la 9092, que prohíbe la construcción de nuevas represas en los ríos de Entre Ríos. Y el dique compensador no sería otra cosa que una represa más, complementaria a Salto Grande.

Lauritto puso incómodos a todos

Pero sin dudas el premio a la originalidad se lo llevó el intendente de Concepción del Uruguay, el Doctor Eduardo Lauritto. Su discurso pulverizó los lugares comunes y la dialéctica amigos-enemigos y puso visiblemente incómodos a varios de los dirigentes que estaban sentados a la mesa.

Related posts

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: