xl_1481389754Opinion Politica Portada 

El pago de la vaca empantanada

Y finalmente comenzó el proceso electoral, y el peronismo, con Bodet, mostró su verdadero rostro.

Es lamentable cómo por estas horas, mientras toda la costa del Uruguay padece lo que es una inclemencia climatológica producto de la crecida del Rio Uruguay, el gobierno provincial, a través de su representante, busca la manera de deslindar lo que es una mediocre gestión de gobierno provincial.

Pareciera ser que hay doble discurso. Cuando van a las reuniones nacionales, frente a los ministros y al presidente, el gobernador establece reconocimiento de lo que el gobierno nacional ha hecho, y en particular en Concordia con la defensa costera. Pero cuando vienen a la provincia, y no pueden ellos mostrar ninguna obra de infraestructura para modificar las condiciones en esta materia, apelan al doble discurso de señalar que estos inconvenientes se deben pura y exclusivamente a la ausencia del gobierno nacional.

Hoy es el flagelo de la inundación, pero cada uno de los sectores de la provincia que uno puede recorrer, como son los vinculados a la producción, a la trama vial, a la tarifa eléctrica, todos tienen el sello de la improvisación, de la desidia y de un gobierno que, como ya lo hemos calificado, tiene muy poco de administración y nada de transformación. Lamentablemente, les va a costar explicar al gobernador y a sus funcionarios como durante tres años han estado destacando los logros del gobierno nacional en la provincia, donde ningún municipio ha sido discriminado y donde, en particular, el ministro Frigerio no ha medido con varas de oficialista y opositor a las obras que ha traído para la provincia.

Y ahora, que viene el proceso electoral, comienzan a ver como se deslindan de su incapacidad para modificar situaciones de vieja data, tan vieja como los años que hacen que gobierna el peronismo en Entre Ríos y particularmente en Concordia.

Se acercan las elecciones y lo que se advierte en los discursos de los funcionarios del actual gobierno es ni más ni menos que la fábula del pago de la vaca empantanada.

Fuente: Página Política

Related posts

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: