CONCORDIA: En pleno escándalo por las cifras de pobreza, el Intendente respaldó a su primo, sospechado por sobreprecios en una licitación

En las últimas horas se vio a Enrique Cresto junto a su primo, Marcelo Cresto, en diferentes actos públicos durante la misma semana que salió a la luz la información de que el actual secretario de Deportes forma parte de un entramado que habría pagado sobreprecios para la adquisición del piso del Gimnasio Municipal. Un empresa santafesina pidió la impugnación de dicha licitación.

La actitud del Intendente que va por su reelección no llama la atención, ya que el clan Cresto es conocido por su nepotismo, tanto en la capital nacional del citrus como en diferentes áreas de la administración provincial y nacional.

El candidato a intendente por Cambiemos, Roberto Niez, expresó: “No me sorprende la noticia. La familia Cresto cree que es dueña de la ciudad, que su apellido pesa más que otros, que están exentos respetar las normas. Se sienten intocables; pero lo que tocan es el bolsillo de los vecinos, que en 35 años de gobiernos peronistas va de mal en peor.”.

Por si fuera poco, la información de sobreprecios en las licitaciones municipales se conoció en las mismas horas en que se actualizó el índice de pobreza. Concordia es la tercera ciudad más pobre del país;  en la capital nacional del citrus, el 41,9% de la población es pobre. Es decir que casi la mitad de su habitantes no llega a cubrir sus necesidades básicas

Desde el Concejo Deliberante de Concordia ya se presentaron pedidos de informe por parte de ediles de Cambiemos y el Frente Renovador, con el fin de obtener precisiones sobre la dudosa licitación.

En los pasillos del Palacio Municipal recuerdan, refiriéndose a Marcelo Cresto, la famosa frase de Juan Domingo Perón sobre Antonio Cafiero: “Es un buen muchacho, lástima que tenga por costumbre quedarse con los vueltos”.